Todas las personas en este mundo llegamos con una misión de vida.



¿Te has preguntado qué haces en la Tierra? Creo firmemente que todos venimos a este plano con un propósito, una misión que se nos encomendó  y aceptamos de forma espiritual. Considero, que no solo lo aceptamos,  incluso lo elegimos. Por ello, venimos con dones, talentos y habilidades para poder desarrollarla. ¿Has notado como hay niños que desde pequeños muestran habilidades en la música, baile, hablar o influir en otros? Incluso si analizas hay cosas que te apasionan, tareas que se te facilitan y parece que las haces de forma intuitiva, esto es porque dentro de ti, existe este propósito o misión de vida. 

Sin embargo, al momento de nacer pasamos por una manta, donde este misión de vida queda oculta, en un fondo al que no podemos acceder fácilmente. Además, nuestros padres van colocando en nosotros una serie de expectativas y nos moldean conforme a ellas; de igual manera, los modelos sociales y familiares se encarnan en nuestro interior. 

 Nosotros al ser pequeños dependemos de la aceptación de nuestros padres e imitamos conductas de los que nos rodean, comprendiendo que cumplir con todo ello nos construye. Es así, como poco a poco, nos vamos olvidando de ese ser espiritual con una misión, y comenzamos a ser alguien, que en realidad no somos. Creemos que todo esto, nos brinda la seguridad que necesitamos, vamos creciendo con distracciones económicas, placeres vanos, aceptaciones ajenas, y comenzamos a trazar nuestro camino de acuerdo a ellas. 


Elegimos nuestro rumbo: carrera profesional, decisiones laborales, amistades  y parejas conforme a esta base de distracciones. 

Pero, llega un momento, un punto  en donde sentimos un vacío, este vacío  se llama neurosis noógena que es la carencia de sentido:

 
“No se quien soy”, “ A dónde voy”, “No sé qué quiero”, “No sé qué hacer”.


¿Has estado en esta etapa? Estoy segura que sí. Cuando esto pasa buscamos respuestas por fuera, investigamos en internet o simplemente pedimos consejos de las personas que se encuentran en esta misma neurosis. También puede ser que nos demos a la tarea de encontrar nuevos trabajos o profesiones “mejor pagadas”, a copiar modelos de personas que tampoco están conectadas con ellas. Debes saber, que todo esto te aleja aún más de tu camino; mientras más te alejas, más difícil es regresar. 

Quiero decirte que: eres la pieza perfecta que embona en una parte del rompecabezas. Cuando te alejas de tu misión, estás intentando ser otra pieza y te colocas en una posición que no te corresponde, ocupando también el espacio de otra pieza.

Encontrar y seguir tu propósito de vida, es la mayor contribución que puedes hacer al mundo. Tu realización, tu plenitud es un regalo para ti y para lo que te rodea, ya que nadie más puede hacer eso, que tu haces. 

¿Cómo conectarte de nuevo con TU MISIÓN?

  1. SENSIBILIZACIÓN
    Lleva la mirada hacia dentro de tí, descubre mediante la auto observación consciente que tu mundo interno es tan grande como el mundo externo. Descubre y conoce que dentro de ti hay más de lo que te contaron. 
  2. AUTOCONOCIMIENTO
    Conocerte y darte cuenta que en tí hay una serie de habilidades y talentos especiales, algo que otros no tienen, saber qué te apasiona y que se alinea con tu persona. 
  3. MOVIMIENTO DE ENERGÍA
    Ya sabes que hacer, ahora hay que llevarlo a cabo. Una etapa compleja porque en el hacer, albergan las creencias, los introyectos que son pensamientos saboteadores: “Es imposible”, “Es una locura”, “Cuesta mucho dinero”, “No soy suficiente” “Y sino sale bien”.
    Estos pensamientos te llenan de miedo y te hacen creer que darás un salto al vacío, y aunque en realidad sí representa un salto, lo estas haciendo con paracaídas, porque contigo tienes todo lo que necesitas para cumplirlo: el talento, las habilidades y capacidades para que puedas desarrollarlas, fortalecerlas y cumplir con este propósito. 

Como podrás notar, el reencontrarte con esta misión  y con tu paracaídas, conlleva un proceso, que debe ser llevado por un profesional, que te brinde las herramientas necesarias para trabajar tu autoestima, autoconocimiento, autoconfianza, así como descubrir tus talentos y elevar tu frecuencia.

Debo decirte que yo he descubierto mi misión en la vida, y esta es: Ayudar a personas como a tu descubrir sus talentos y elevar su frecuencia, para que te alinees con esta misión y llegues a todo lo que sueñas y aspiras, para abrir las puertas a la abundancia económica, alcanzando esto que viniste a ser y hacer por elección divina.

Todas las misiones son importantes, son de contribución y suman a hacer de este un mundo mejor

¿Estás listo para conectarte con tu propósito? ¡Comparte conmigo!